lunes, 2 de junio de 2014

FUNDACIONES INFUNDADAS

En la gestión 2013, se culminó la elaboración de la Carta Orgánica del Gobierno Autónomo Municipal de Tupiza con lo que se dio curso a la principal normativa que regule el funcionamiento de la entidad territorial autónoma local. De esta manera, la profundización de la autonomía, en este nivel de gobierno se amplía, estableciendo los lineamientos dentro de los cuales se regirá la administración municipal. Sin embargo, en nuestro caso, encontramos en la parte dogmática (Título I) de la Carta Orgánica los elementos simbólicos más representativos para un pueblo que tiene consigo una gran tradición e identidad históricas con una memoria milenaria y ancestral que ha perdurado al paso del tiempo. Así, han quedado explicitados varios aspectos fundantes para entender a Tupiza desde un punto de vista formal e institucional que cruzan transversalmente en ejes identitarios del Ser Chicheño y los mecanismos para construir esa pertenencia.

            “Tupiza, [y] su importancia va más allá de la Independencia o del Coloniaje. ‘Tupiza existe desde tiempo inmemorial. La fundación del 4 de junio es un mito’”; con estas palabras expone una verdad, ahora, generalizada Iván Barrientos en “Crónicas de Tupiza” (2012), citando a su vez a Cesareo Aramayo (1974). Así continúa diciendo: “Tupiza y otras poblaciones del sur estaban consideradas como ‘existentes antes del año 1500’”, con manifestaciones que no se hicieron esperar ante, casi, una arbitrariedad realizada para el denominado Cuarto Centenario. Estas son simplemente algunas voces disonantes, pero muy coherentes y pertinentes, en cuanto a una fecha cuasi impuesta en base a coyunturas pasadas. Con estas menciones pretendemos mostrar que la polémica desatada desde la progresiva legitimación del 4 de junio no es reciente sino que recibió una respuesta en su momento a lo que se suma la corriente actual en la que se logró esclarecer y hacer justicia en cuanto a una fundación infundada que data de solo 40 años atrás en la pretensión de borrar una historia ancestral con una fundación colonial connotada de aceptación y apología del sometimiento.

            Entre las expresiones más llamativas con sesgos, hasta, literarios identificamos autores como Mario García, en “¡Tupiza… Leyenda y Poesía” (2001) que dice: “Cuentan que en los inicios del mundo, Tupiza era un hermoso valle, tierra de promisión, donde reinaba la más inaudita armonía entre los dioses, los gigantes y los hombres, tierra de ensueño de luz y de paz”. De esta manera, llegamos nuevamente al origen de Tupiza, como parte constituyente de los Chichas; la cual es declarada como existente ya en tiempos remotos haciendo valer su preexistencia como una tierra libre de opresores extranjeros que pretendan imponer y marcar su paso por este lugar haciéndose llamar fundadores de territorios ancestrales. Enfocándonos a épocas actuales, los falsos argumentos presentados para cimentar al 4 de junio de 1574 han implantado un periodo de oscurantismo impuesto durante cuatro décadas para que esta idea se vaya legitimando y tomando el nombre de tradición y costumbre avalado por un sesgo de polémica e ignorancia que devalúa a todo un pueblo histórico. En el mismo sentido, existe un aspecto muy sugerente, identificado por el músico chicheño Heberth Peredo (1), dentro del tema “Tupiza” de Alfredo Domínguez cuando  nos dice “Y el silbo del Wichico/Ha colaborau/Pa’ llamarle Tupiza/Pueblito encatau” donde se adscribe a un ave particular de la región el bautizo que dio a este poblado. De esta manera, y con lo manifestado, estamos a la espera de la promulgación de la Carta Orgánica de Tupiza donde ha quedado cerrado el episodio polémico, anulando al 4 de junio de 1574 como la fundación de Tupiza, que además se encuentra enmarcado en una etapa de descolonización y reivindicación de una de las capitales chicheñas a la cual pretendieron estancar en un debate infértil respecto de una fundación infundada.

2 comentarios:

Rhinda dijo...

pertinente tu comentario José, una de las más acertadas intensiones de descolonizarnos es retomando nuestra autodeterminación y erradicando los "hitos" referentes españoles, que desconocieron la verdadera historia de los pueblos como Tupiza.
265

EpE dijo...

La historia de los Chichas es mucho más amplia de lo que pretendieron mostrarnos pero es menester seguir trabajando y profundizando en construir esa historia de forma integral, lo cual connota muchas otras aristas como la cultura y la identidad de la vigente Nación Chichas...