lunes, 11 de mayo de 2015

TUPIZA Y LA RUPTURA DE UN LEGADO SEÑORIAL

En una de las esquinas de la Plaza principal de Tupiza se encuentra ubicado un letrero que indica "Municipalidad de Tupiza" en una de las paredes laterales de la casa perteneciente a la familia Eguía Yañez. Esta situación se debe a que la misma fue propiedad de la familia de los apellidos mencionados de la que destaca el José Calixto Yañez de Montenegro Conde de Oploca, amigo y socio de familias potentadas como ser los Aramayo o Gregorio Pacheco entre otros. Este personaje peculiar fue dueño de un extenso territorio chicheño del cual su hacienda principal estaba, justamente, en Oploca donde se producía diversos productos y manjares propios de haciendas exitosas de la época. Pese a esta situación, todavía es cuestionado el título otorgado a sus ascendentes y heredado por José Calixto nombrado por algunos como el falso Conde. Esta introducción viene justificada a raíz de que fue este mismo personaje el primer Alcalde municipal de Tupiza, seguramente respaldado por el poder económico que obligatoriamente se vincula a los nexos políticos  característicos de la elite de ese periodo, que culminó con la abolición de privilegios de la rosca minero feudal.

            Hablar de las gestiones municipales posteriores es complicado ya que no se pudo hacer un seguimiento de lo acontecido por lo que existe este vacío en la línea histórica de Tupiza. No obstante la presencia de terratenientes y potentados mineros pueden mostrarnos una realidad similar en varios espacios del país que más allá de sus separaciones territoriales eran el reflejo de condiciones de la época con mayores desigualdades en todas sus facetas. Mucho tiempo después, recién, en periodos democráticos se comienza con una profundización de participación que se ahondan con la Ley de Participación Popular promulgada en 1994. De esta manera pasamos de una memoria larga hasta una, casi, inmediata donde Tupiza tuvo como principal autoridad a representantes de una identidad construida con varios elementos complejos, que ya de por si nos adentran en una contradicción en cuanto a su estructuración. Si tomamos en cuenta a los "estratos sociales" se debe considerar la preeminencia de sectores medio altos que estuvieron a cargo de la municipalidad donde, no obstante, el tema de género también se manifestó contándose con alcaldesas en varias oportunidades que venían de un trabajo político previo consolidadas como lideresas de sus partidos y por tanto candidatas y alcaldesas. Así, el sesgo señorial identitario determinó aspectos como la detentación del poder político producto de toda una tradición social y económica donde el sector indígena quedó reducido a ser productor, relegado a pequeñas parcelas y muy alejado de la toma de decisiones. De esta manera, las gestiones se vieron favorecidas por candidaturas provenientes de sectores reducidos respaldados por este imaginario construido por la población en general marcada por un pensamiento colonial contradictorio a las raíces de su identidad.

            En el último periodo democrático, característico por el denominado proceso de cambio, gran parte del país ingresó en una compleja crisis social y política donde el orden establecido fue seriamente cuestionado hasta generar una crisis obligatoria de todo el sistema político y social. En este marco, el año 2005 Evo Morales gana las elecciones nacionales superando el 50% y el Movimiento Al Socialismo (MAS) accede al poder de manera histórica lo cual generó una modificación radical del mapa electoral. Así, la oposición, como resabio del antiguo sistema político y de partidos, quedó reducida a la llamada media luna (concentrada en Pando, Beni y Santa Cruz, principalmente). Tiempo después la ola azul fue avanzando hasta lograr victorias también en el oriente boliviano. En este marco, revisando el mapa electoral modificado, y circunscrito en niveles locales, se encontraba un caso interesante dentro del departamento de Potosí donde quedaba una pequeña área que matizaba el azul dominante, y este pertenecía al municipio de Tupiza que no daba paso ni respaldo, en el nivel local, al MAS. Así, el avance e introducción progresiva del partido de gobierno fue lento comenzando por el nivel nacional, de circunscripción, departamental y el último municipal (logrado en las recientes elecciones de marzo de 2015). Con lo sucedido en las elecciones locales pasadas se rompió con ese legado colonial y señorial que se venía sosteniendo desde los tiempos de los terratenientes y los condados en un suceso simbólico significativo dentro de un territorio fuertemente resistido a partir de sustentos imaginarios de una identidad sesgada. Ahora, en un contexto diferente, Tupiza junto a otros cuatro municipios (Villazón, Atocha, Cotagaita y Vitichi) viene encarando un complejo proceso de integración que tiene como objetivo la Reconstitución de la Nación Chichas como un anhelo histórico de la autodeterminación del territorio chicheño ahora bajo la bandera de la autonomía. Lo sucedido con la victoria del MAS en el municipio de Tupiza está muy vinculado con este proceso que deconstruye los imaginarios, cuestionando y replanteando la identidad chicheña, que ahora se presenta como un eje integrador primero territorialmente y luego con su población, como la base determinante del proceso reconstitutivo.

2 comentarios:

omsoro dijo...

Hola qué tal! He leído tu texto, interesante, sólo que hay un detalle: Calixto Yáñez de Montenegro nunca fue conde del Valle de Oploca. Intentó suceder en el título más no pudo comprobar su legítimo derecho.

Saludos

gustavo villegas yañez dijo...



CONDADO DEL VALLE DE OPLOCA

El Condado de Oploca tiene lugar de inicio con don Luis Cayetano Yáñez de Montenegro y Telles quien se casa con doña María Josefa de Arce Chacón Quiroga y Gambarte en 25 de enero de 1.728
Esta última, hija del gran azoguero de la Villa de Potosí don Antonio López de Quiroga quien fue el que compró Oploca

2.- Cinco fueron los hijos de este matrimonio:
JOAQUIN TOMAS(el mayor); PEDRO MANUEL; MICAELA BEATRIZ(monja de Santa Clara); MARIA JOAQUINA y MANUELA (por razones inexplicables don Luis Cayetano aparta de la administración de Oploca a sus dos hijos mayores) hecho que generó un pleito posterior que lo llevó a cabo don Calicsto con un señor Palacios de la Argentina (duró cerca de 20 años- Archivo Nacional-Sucre)

3.- Joaquín Tomás Yáñez de Montenegro nació en Oploca en 23/diciembre/1741, fue abogado de la Real Audiencia de la Plata y Coronel de Dragones de la Villa de Tupiza-Chichas

4.-Se casó en 1º/marzo/1772 con Juana María de Tapia Castropol (no tuvieron sucesión) (B.Lofstrom /Foronda)

5.-Joaquín Tomás fallece en La Plata en 1813 B.Lofstrom/1823( edad 71 años/ ABAS San Miguel defunciones fs 118/ 1801-1823

6.-Joaquin Tomás Tuvo 2 hijos FUERA DE MATRIMONIO:
José Pedro Yáñez de Montenegro
FRANCISCO YAÑEZ DE MONTENEGRO,
Pedro Manuel Yáñez de Montenegro nace en Tupiza y se bautiza en 1746; se casa en La Plata con María Felipa de Bazurto el 20 /marzo /1766
Tienen seis hijos: Manuel; Ignacio;* Martina;* Tomasa; María Manuela y Luis(+)(*monjas)
Ignacio Yáñez de Montenegro, se casa en Oploca el 16 de abril/1808 con María Encarnación Baca e Iñiguez (natural de Cinti). Tienen 2 hijos: José *Caliscto y Carmen
En 1746 año de la muerte de don Diego Arce Chacón (padre de María Josefa) el Gral. Sebastián de Amézaga y Troconis inspecciona Oploca expresando:

"Apruebo y Confirmo todas las tierras, estancias, chacras, de riego temporal y pastos pertenecientes al dicho Mayorazgo del valle de Oploca

EL 17 DE DICIEMBRE DE 1748 EL CABILDO DE POTOSI INFORMABA QUE:
DON JOAQUIN TOMAS YAÑEZ DE MONTENEGRO ERA EL HEREDERO DEL TITULO DEL CONDADO DEL VALLE DE OPLOCA.

Caliscto Yáñez de Montenegro (enterrado en la iglesia de Oploca 15 /01/1876) tuvo muchos hijos fuera de matrimonio que nunca fueron reconocidos y quedaron en calidad de bastardos de ahí que c he podido percibir en Tupiza cierta resistencia al apellido Yáñez y la relación con Oploca. Este mismo comentario me hicieron dos simpáticas damas que vivían frente al Colegio Suipacha doña Olga Yáñez Jurado y doña Rosario Yáñez de Guillén quienes decían ser bisnientas del Conde a efecto de los tantos hijos que diseminó, don Caliscto, por ese Valle

De modo tal que no se puede hablar de un falso Conde. La familia Aramayo muy amiga y en compadrazgo con los Yáñez de Montenegro (Félix Avelino Aramayo fue padrino de bautizo de mi abuelo Wáter Dennis) .



Con atención

Gustavo Villegas Yáñez
Sucre-Bolivia